Diferencias entre kerning y tracking en diseño tipográfico

Kerning y tracking son dos términos que están estrechamente relacionados porque su significado es similar. El hecho de estar escritos en inglés hace que su significado sea algo confuso. Por eso, en este artículo, vamos a aprender a diferenciarlos y te voy a mostrar cuál es su traducción en nuestro idioma. Verás cómo así te queda todo perfectamente claro y ya nunca más los vas a confundir.

Nociones básicas sobre el diseño tipográfico

Antes de meternos de lleno con las diferencias entre kerning y tracking, es conveniente repasar unos cuantos conceptos básicos. De esta forma, será más sencillo que comprendas los conceptos posteriores (sobre todo si estás un poco verde con el tema del diseño tipográfico).

Cada carácter tipográfico, comúnmente llamado glifo, está colocado en un rectángulo invisible denominado tipo. Esto sirve para colocar a las letras en la distancia correctas unas de otras.

Los programas de edición deben saber las distancias que separan unas letras de otras, para saber dónde colocar el cursor una vez se imprime una letra en pantalla, para luego colocar la siguiente. Haz la prueba tú mismo. Abre un programa de texto y escribe. No es lo mismo el grosor de una “t”, que el de una “w”, es decir, el espacio que ocupan es diferente.

Ya sé que esto puede parecer muy básico, pero es fundamental saberlo para elaborar la definición correcta de estos dos términos.

¿Qué es el tracking en tipografía?

Los programas de edición, como Indesign, permiten añadir o reducir el espaciado natural entre los caracteres de una tipografía. Cuando hablamos de espaciado natural, nos estamos refiriendo al que tiene una determinada tipografía por defecto. A esto se lo llama prosa. Esta modificación del espaciado entre varios caracteres es lo que se conoce como tracking. En español, este término hace referencia al interletraje o interletrado.

El tracking puede ser positivo, cuando se amplía el espaciado, o negativo, cuando se disminuye. La función principal de aplicar o no tracking a un texto es conseguir una mayor legibilidad. Aplicarlo o no dependerá del criterio personal del maquetador o diseñador, pero también se debe tener muy en cuenta la tipografía usada y el público al que se dirige.

¿Qué es el kerning?

Si bien el tracking es ampliar o reducir espaciado entre un conjunto de caracteres, se podría definir el kerning como el proceso de aplicar tracking a solo un par de glifos que estén uno junto al otro. A ver si lo puedo explicar un poco mejor, que creo que lo he dejado un poco en el aire.

Cuando se crea una tipografía, cada glifo debe ser colocado en una posición determinada dentro del tipo. Se debe marcar los límites delanteros y posteriores de tal forma que añadas un espaciado correcto entre los diversos caracteres. Sin embargo, hay determinadas parejas de letras en las que el espaciado nunca termina de encajar del todo. Un ejemplo son las combinaciones de las letras AV, Ta o Yo. Para esto sirve el kerning, para indicar al programa cuando dos pares de letras deben estar más juntos o separados, mientras que se mantienen intactos el resto de espaciado entre letras.

Normalmente, las fuentes profesionales y bien diseñadas cuentan con muchos ajustes de kerning, para que todos los pares de caracteres tenga un espaciado visualmente correcto. No obstante, para aquellas fuentes con un diseño no tan profesional, los programas de edición disponen de herramientas que permiten ajustar estos acoplamientos.

Es decir, el kerning es como el tracking, pero solo para un par de caracteres. De esto se puede deducir, que puede existir tracking sin kerning, pero nunca kerning sin tracking.

¿De dónde viene la confusión entre kerning y tracking?

Hasta aquí todo correcto. No parecen unos conceptos demasiado complicados de entender. Entonces ¿Por qué hay tanto lío entre las diferencias con kerning y tracking? Se podría decir que la culpa la tienen los programas de edición.

En Adobe, por ejemplo, para ajustar el kerning simplemente hay que colocar el cursor entre dos caracteres. Para modificar el tracking hay que seleccionar dos o más glifos. Es decir, con el tracking puedes ajustar simplemente dos letras, con lo que el efecto que se consigue es igual al kerning.

Esto lo que consigue es confundir al usuario y al diseñador, porque consiguen dos resultados iguales con dos acciones que deberían ser diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *